¡Feliz Día de la Tradición!

Todos los días 10 de Noviembre se festeja en Argentina "El Día de la Tradición" conmemorando el nacimiento del poeta José Hernández.

El creador del "Martín Fierro" fue periodista, escritor y poeta, senador y diputado. Fundó más de un periódico, colaboró activamente y junto a Dardo Rocha en la fundación de la ciudad de La Plata y en el proyecto de federalización por el que Buenos Aires terminó siendo la capital del país...

Pero es justamente por el "Martín Fierro" -y su secuela "La Vuelta de Martín Fierro"- que José Hernández es recordado.

Y es que este libro está considerado la obra cumbre de la literatura gauchesca y, podamos estar en un todo de acuerdo o no (o parcialmente) con la protesta social, la crítica al accionar de la Justicia, la reivindicación del gaucho y -por momentos- la discriminación y el vituperio hacia el indio y demás minorías; lo cierto es que el "Martín Fierro" es el primer y gran referente a la hora de bucear en nuestras raíces criollas.

Hace unos diez días observé resignado -hasta hace dos años lo hacía con asombro- cómo se disponían preparativos y se montaba todo un circo en pos de festejar una fiesta gringa como Halloween...

¡Malhaya! ¿Qué decirles? Ya me expresé siempre en contra de esta "penetración cultural" describiéndola como "ultraje consentido" así que mejor desearles a todos un ¡MUY FELIZ DÍA DE LA TRADICIÓN!

A ver si se disponen a ver un partido de Pato y una doma, o juegan a la taba (en lugares como el "Campo Hípico Barracas al Sud" se organizan), se bailan un Pericón o un Estilo. O simplemente unos partidazos de Truco acompañados de unos buenos mates amargos...

Locro, empanadas, carbonada, puchero... ¡O un bruto asado! De postre un buen arrope, pastelitos, mazamorra enzaimada o... ¡Postre "Martín Fierro" qué tanto!

Un vino tinto duro, una caña de orujo... Arrancarle un sonido a la encordada, acompañarla con un legüero o un charango... Lo que venga, pero juntarse con amigos que ésa es una gran tradición de estas pampas.

¿No es más fácil y mejor que festejar Halloween por ejemplo?

Por último comparto con ustedes estas sextillas de Jorge Sosa:

(...)
No es que uno se le oponga
a las modas extranjeras.
No les cierre la tranquera
más tome esta precaución:
busque adentro su razón
antes de buscar afuera.

(...)


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Comprar dólares... ¿es ahorrar?

Mientras el dólar deja de ser potable como inversión en el mundo entero, en la city porteña se generan corridas buscando verdes billetes con la cara de Franklin…

EEUU padece la crisis económica y financiera más grande de la década del ’30 a esta parte. Su moneda, el venerado dólar, se desmorona en todo el mundo.

China deja de ahorrar en dólares y resulta la señal mas explícita, e inequívoca, de que “el dólar no es seguro”… Más aún, los chinos comienzan, poco a poco, a desprenderse de reservas hechas en esta moneda…

Mientras tanto en Argentina… El pequeño ahorrista corre desesperado hacia las casas de cambio y entidades bancarias a… ¡comprar dólares!

No me voy a poner en la posición nacional-proteccionista de decir “-…quien compra divisa extranjera vende la propia, ergo, vende patria…” aunque si nadie lo hiciera y al desaparecer esta demanda, su precio sólo estaría dictado por el balance de transacciones de importación/exportación más lo que pueda regular el BCRA en la timba del día a día…

Volviendo al punto… Decía que el 90% de los pequeños ahorristas se tira a la pileta de cabeza a comprar dólares. Y se da entonces un fenómeno particular por estas pampas y es que el dólar siempre sube

Claro que existe una razón por la que ante cualquier situación económica y/o financiera, vernácula y/o internacional, nuestro ahorrista responde siempre de esta misma manera. Ya está instalado como “reflejo del ahorrista” y tiene sustento en experiencias de las últimas décadas. Pero… ¿Puede sostener uno un reflejo por lo ocurrido en las últimas décadas omitiendo de plano lo acaecido en el último lustro?

El dólar como ahorro aquí y ahora no es rentable. Hablamos de una modesta suba del 11,02% en los últimos dos años. No hay que ser economista ni experto en inversiones para darse cuenta que una inversión que ronda el 6% anual es absurda como tal.

No hay que ser tampoco un iluminado ni una persona hábil con los números para dar cuenta que la inflación sube más y más rápido que la divisa de marras…

Mucha gente se queja de llena… Estamos en una situación en que las reservas en dólares del BCRA pueden afrontar el total de divisa nacional puesta a la compra de esta moneda. Más claro: Si se usan todos los pesos que hay emitidos a un mismo tiempo y para comprar dólares, el Banco Central puede responder a esa demanda y sostener a un valor de ± 2% la divisa que ocupa nuestra atención.

Llega un punto en que no doy crédito a la respuesta del ahorrista. Y me detengo siempre en este segmento, el del “pequeño ahorrista”, porque es el que me arroja –desde amistades, compañeros de trabajo, vecinos, etc.- más sujetos de estudio y análisis. Es que no logro comprender a qué obedece, hoy por hoy, la defensa a ultranza de un tipo de inversión que… ¡va contra sus propios intereses!

Entonces los veo festejar Halloween –cuando desconocen por ejemplo nuestro propio “Día de la Tradición”- y se hace carne ante mi un vocablo que podría acercarme a una respuesta más o menos posible: Cipayos.

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]