Antes eras Gardel, pero ahora…

Algo no está bien en la dirección y/o actitud que se está tomando desde distintos sectores del kirchnerismo –por ejemplo desde “La Cámpora”– sobre las opiniones y acciones de distintas personas públicas…

No puede ser que un sujeto “X” sea ponderado en presente y loado por su pasado hasta que, de repente, dice algo que no gusta o es imposible –desde el oficialismo más recalcitrante– de suscribir y pase automáticamente a ser “un tibio” o un indeseable carente de todo talento…

Al punto extremo de terminar denostando toda su trayectoria, la misma que antes de “oponerse” –por dichos y/o hechos y aunque sea apenas parcialmente– a los sectores mencionados era pasible (desde los mismos sectores) de todo tipo de elogios…

Así van cayendo –por citar algunos ejemplos– Fito Páez, Fabio Alberti, Pablo Marchetti, etc. etc.

Creo que esta postura se enmarca dentro de una intolerancia que no construye y será, inexorablemente, factor de quiebre dentro de las mismas filas del ‘bendito’ 54%...

Porque el 54%, entiéndanlo de una buena vez, que votamos la continuidad de esta gestión no somos todos kirchneristas… Ni aprobamos ni suscribimos al 100% todas y cada una de las acciones de Gobierno. No somos defensores a ultranza del “modelo”…

Polarizar así entre “kirchneristas vs. el resto” puede llegar a obligar a tomar partido. Pero… ¿Qué pasará si, por caso, no todos lo toman por el lado K?

Y voy más allá, dejando de lado subidas y bajadas de pulgar a personajes famosos, posicionándonos directamente en un escenario totalmente político y hasta electoral de cara a lo que sería la elección del “Sucesor” de Cristina…

Los mismos sectores que toman la postura ya señalada, parecen querer fracturar también desde lo político diciendo cosas del tipo: “-Este sí es peronista, pero este otro no…” calificando y descalificando posibles sucesores… ¡Que no está bien muchachos!

Están haciéndole el caldo gordo a una oposición devastada e inexistente, están propiciando la ruptura de un tremendo movimiento que –juntos todos, kirchneristas, “konvencidos” y “anti-opo”– supo darle continuidad a un proceso que entendemos será histórico.

Que una agrupación política se exprese –vía cánticos– y diga de una diputada que es una “Trola” no está bien… Ni aunque lo sea. Sus actos privados no tienen relieve político y no son pasibles de ser criticados. No al menos por quienes se rasgan las vestiduras por el “ventilador” que hizo Ricardo Alfonsín –una verdadera falta de respeto, está claro– en la re-asunción de Cristina Fernández de Kirchner…

Existen grises. No pretendan llevar a todo y todos hacia lo blanco o lo negro, porque no a todos nos gustan los extremos.

Las heridas causadas con la lengua son incurables… Soseguemos la verba y pongamos a mover el genio, o a lo sumo los pies como para no quedarnos quietos y poder seguir avanzando.

Recordemos que la concordia alimenta mientras que la discordia, nos consume.

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

¡Feliz Día de la Tradición!

Todos los días 10 de Noviembre se festeja en Argentina "El Día de la Tradición" conmemorando el nacimiento del poeta José Hernández.

El creador del "Martín Fierro" fue periodista, escritor y poeta, senador y diputado. Fundó más de un periódico, colaboró activamente y junto a Dardo Rocha en la fundación de la ciudad de La Plata y en el proyecto de federalización por el que Buenos Aires terminó siendo la capital del país...

Pero es justamente por el "Martín Fierro" -y su secuela "La Vuelta de Martín Fierro"- que José Hernández es recordado.

Y es que este libro está considerado la obra cumbre de la literatura gauchesca y, podamos estar en un todo de acuerdo o no (o parcialmente) con la protesta social, la crítica al accionar de la Justicia, la reivindicación del gaucho y -por momentos- la discriminación y el vituperio hacia el indio y demás minorías; lo cierto es que el "Martín Fierro" es el primer y gran referente a la hora de bucear en nuestras raíces criollas.

Hace unos diez días observé resignado -hasta hace dos años lo hacía con asombro- cómo se disponían preparativos y se montaba todo un circo en pos de festejar una fiesta gringa como Halloween...

¡Malhaya! ¿Qué decirles? Ya me expresé siempre en contra de esta "penetración cultural" describiéndola como "ultraje consentido" así que mejor desearles a todos un ¡MUY FELIZ DÍA DE LA TRADICIÓN!

A ver si se disponen a ver un partido de Pato y una doma, o juegan a la taba (en lugares como el "Campo Hípico Barracas al Sud" se organizan), se bailan un Pericón o un Estilo. O simplemente unos partidazos de Truco acompañados de unos buenos mates amargos...

Locro, empanadas, carbonada, puchero... ¡O un bruto asado! De postre un buen arrope, pastelitos, mazamorra enzaimada o... ¡Postre "Martín Fierro" qué tanto!

Un vino tinto duro, una caña de orujo... Arrancarle un sonido a la encordada, acompañarla con un legüero o un charango... Lo que venga, pero juntarse con amigos que ésa es una gran tradición de estas pampas.

¿No es más fácil y mejor que festejar Halloween por ejemplo?

Por último comparto con ustedes estas sextillas de Jorge Sosa:

(...)
No es que uno se le oponga
a las modas extranjeras.
No les cierre la tranquera
más tome esta precaución:
busque adentro su razón
antes de buscar afuera.

(...)


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Comprar dólares... ¿es ahorrar?

Mientras el dólar deja de ser potable como inversión en el mundo entero, en la city porteña se generan corridas buscando verdes billetes con la cara de Franklin…

EEUU padece la crisis económica y financiera más grande de la década del ’30 a esta parte. Su moneda, el venerado dólar, se desmorona en todo el mundo.

China deja de ahorrar en dólares y resulta la señal mas explícita, e inequívoca, de que “el dólar no es seguro”… Más aún, los chinos comienzan, poco a poco, a desprenderse de reservas hechas en esta moneda…

Mientras tanto en Argentina… El pequeño ahorrista corre desesperado hacia las casas de cambio y entidades bancarias a… ¡comprar dólares!

No me voy a poner en la posición nacional-proteccionista de decir “-…quien compra divisa extranjera vende la propia, ergo, vende patria…” aunque si nadie lo hiciera y al desaparecer esta demanda, su precio sólo estaría dictado por el balance de transacciones de importación/exportación más lo que pueda regular el BCRA en la timba del día a día…

Volviendo al punto… Decía que el 90% de los pequeños ahorristas se tira a la pileta de cabeza a comprar dólares. Y se da entonces un fenómeno particular por estas pampas y es que el dólar siempre sube

Claro que existe una razón por la que ante cualquier situación económica y/o financiera, vernácula y/o internacional, nuestro ahorrista responde siempre de esta misma manera. Ya está instalado como “reflejo del ahorrista” y tiene sustento en experiencias de las últimas décadas. Pero… ¿Puede sostener uno un reflejo por lo ocurrido en las últimas décadas omitiendo de plano lo acaecido en el último lustro?

El dólar como ahorro aquí y ahora no es rentable. Hablamos de una modesta suba del 11,02% en los últimos dos años. No hay que ser economista ni experto en inversiones para darse cuenta que una inversión que ronda el 6% anual es absurda como tal.

No hay que ser tampoco un iluminado ni una persona hábil con los números para dar cuenta que la inflación sube más y más rápido que la divisa de marras…

Mucha gente se queja de llena… Estamos en una situación en que las reservas en dólares del BCRA pueden afrontar el total de divisa nacional puesta a la compra de esta moneda. Más claro: Si se usan todos los pesos que hay emitidos a un mismo tiempo y para comprar dólares, el Banco Central puede responder a esa demanda y sostener a un valor de ± 2% la divisa que ocupa nuestra atención.

Llega un punto en que no doy crédito a la respuesta del ahorrista. Y me detengo siempre en este segmento, el del “pequeño ahorrista”, porque es el que me arroja –desde amistades, compañeros de trabajo, vecinos, etc.- más sujetos de estudio y análisis. Es que no logro comprender a qué obedece, hoy por hoy, la defensa a ultranza de un tipo de inversión que… ¡va contra sus propios intereses!

Entonces los veo festejar Halloween –cuando desconocen por ejemplo nuestro propio “Día de la Tradición”- y se hace carne ante mi un vocablo que podría acercarme a una respuesta más o menos posible: Cipayos.

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Arrancarse el ojo si duele...

En la letra de su canción "Bienaventurados", Joan Manuel Serrat habla de "-...necios que se atrevan a prestar consejos..."

Remata el verso el cantautor catalán diciendo "-...porque serán sabios a costa de los errores ajenos..."

Resulta muy sólida la moraleja, así en forma de sentencia, pero... ¿Certera? No. Al menos no en la totalidad de los casos...

Aquí (Buenos Aires, 2011) nos toca vivir tiempos en los que muchos necios lo son a tal extremo, que ni siquiera son capaces de enriquecerse de errores ajenos.

Pero el problēma -en el estricto significado latín del vocablo- no estriba en la necedad sino en la malicia de los sujetos más arriba señalados...

Si sólo se tratase de necios, pase... Pero no. Se trata de necios dañinos que buscan socavar la gestión de quienes pueden hacer y hacen, ante sus impávidas pobres mentes. Lo peor del caso es que sus ataques -éso es lo que son y tienen dirección y sí, es certera- no tienen sustento... Ni histórico, ni intelectual, ni analítico ni empírico.

Entonces y cuanto menos lo esperamos nos descubrimos inmersos en un mar de interrogantes absurdos o de sentencias falaces...

Y nos sorprendemos defendiéndonos y defendiendo lo que creemos -y en nuestro caso sí con sustento y capacidad de demostración- genuino y valioso para la sociedad toda...

Es bien fácil para "-...el necio que se atreva a prestar consejos..." "gastar" de otra manera (distinta a la del administrador o propietario) el dinero que no es suyo, "medicar" desde el desconocimiento sobre la salud de un cuerpo que no es el propio y arengar cualquier acción desde una "supuesta" experiencia que no existe...

En algún punto debemos detener la marcha y pensar que estamos quemando combustible en vano. Que no quieren nuestros atacantes -disfrazados de interlocutores disertantes- debatir verdaderamente, o torcer nuestra forma de vivir y pensar... Mucho menos que nosotros modifiquemos -ni un ápice- su férrea postura opositora tal y por cómo se embanderaron per se y para siempre.

Así que toda esa sofistería con que embisten es prácticamente una rutina para ellos, una ofensiva taurina, mecánica...

Por ello me puse a reflexionar sobre una contestación que el Mullah Nasruddin, en ocasión de actuar como "Consejero Mayor de la Corte" nombrado por y bajo el patronazgo del Califa, tuvo para con un cortesano.

Tal vez cansado por la consulta nimia, poco inteligente y permanente de nobles trasnochados cuyo objetivo final no era otro que el de hostigar a quien sabía más que ellos (en lugar de aprovecharlo y enriquecer un poco sus diminutas almas), finalmente el apadrinado del Califa sostuvo un breve diálogo más o menos como el que sigue con un alto cortesano consultante:

Preguntó el cortesano: "-Nasruddin, tú que eres un hombre de gran experiencia e infinita sabiduría... ¿Conoces algún remedio para el dolor de ojos? Hago esta pregunta porque uno de ellos me duele enormemente..."

Contestó el Mullah: "-Permíteme que comparta contigo mi experiencia... En cierta ocasión tuve un horrible dolor de muelas. Probé muchas curas y consulté a médicos y brujos... Pero no encontré alivio a mi dolor hasta tanto no hice que me quitaran las muelas."

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]